CIUDADES·CORDOBA·COSTUMBRES·CULTURA·ESPAÑA·MUSEOS·PALACIOS Y CASTILLOS·VIAJES

Museo Vivo de Al-Andalus: la Torre de Calahorra


Éste es el título del folleto de presentación de esta
fortificación islámica. Está justo donde inicia el puente para entrar a la
ciudad de Córdoba cruzando el río Guadalquivir. Su nombre árabe
etimológicamente significa “fortaleza libre”. Aunque por fuera parece pequeña, al
recorrerla encuentras espacios amplios y además hay que subir varios pisos.

Como se indica en el folleto, es un museo diferente. En la
recepción hay alfombras y algunos objetos árabes para ir adentrándote en el ambiente.
Te entregan por el precio de la entrada unos auriculares por los que vas
escuchando la explicación de cada área que visitas. La primer sala es
asombrosa, porque se trata de una sala redonda con bancas en forma de media
luna en la mitad de la sala que está en penumbras y en la otra mitad se van
iluminando figuras de cera que representan personajes importantes de reino del Al-Andalus
y ellos mismos nos van explicando el pensamiento, la filosofía, la medicina y
las ciencias tal como la veían en ese tiempo y que eran muy avanzados para su
época.

En otra sala vemos los grandes avances médicos de la época
(estamos hablando de los siglos X y XI)
a través de la exhibición de aparatos e instrumentos médicos y de
medición que utilizaban en la práctica de la medicina. En esa sala se puede
observar un astrolabio antiquísimo porque eran grandes navegantes y hay un
mapamundi donde se ve claramente que ellos si creían que el mundo es redondo. Así
mismo y a través de una maqueta podemos ver el avance en el manejo y
aprovechamiento del agua, tanto para riego agrícola como en uso mecánico para
molinos o para llevarla hasta las poblaciones.

Paso a la siguiente sala y sorpresivamente, como si volara,
veo La Alhambra de Granada, pequeñita, frente a mí. Se trata de una maqueta
bellísima que se va iluminando como si avanzara el día y cuando llega la noche
se encienden lucecitas en su interior. Es inevitable, tienes que observarla en
todos sus detalles y con lo que me gustan las maquetas.

La siguiente es una sala pequeñita y redonda, como si
estuviéramos en una torrecita dentro de la torre y allí escuchamos los sonidos
de la música árabe y vemos algunos instrumentos, entre los cuales por supuesto
hay un laúd. Tiene un magnífico techo imitación de uno de la Mezquita.

Las sorpresas seguían y al subir por una escalera de caracol,
vi a través de una rendija en el muro el interior de la Mezquita, pensé de
pronto que era un truco, pero al entrar a la sala me encontré con otra maqueta,
ahora de la Mezquita-Catedral y no hay palabras para describir lo maravillosa
que es.

 En la siguiente sala,
cubriendo todas las paredes, disfruté de una maqueta que describe, de forma
fantástica, la vida cotidiana en un Alcázar (palacio), en las casas de los
moros, en los zocos (mercados), en fin, su vida privada y pública. En la escena
del Alcázar vemos el ritual del protocolo de la visita de un rey cristiano a un
emir.

Por último, la escalera de caracol que te permite ir
subiendo por la torre se hace más estrecha y llegas a la azotea que tiene piso
de madera y una vista preciosa de la parte antigua de la ciudad. Abajo el río
Guadalquivir (Wad al-kabir) y el puente romano, por el llegan a pie los
visitantes.

Este museo fue inesperado ya que no tenía ninguna
información; de hecho entré para refugiarme del sol y porque veía que entraba
la gente y me gustó mucho, espero que a Ustedes también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s