ESPAÑA·SEVILLA·SEVILLA·VIAJES

Bécquer y sus bellas enamoradas. El Parque de María Luisa IV


DSC03931Serpiente del amor, risa traidora,
verdugo del ensueño y de la luz,
perfumado puñal, beso enconado…
¡eso eres tú!

Tres chicas hermosas y enamoradas sentadas a la sombra de un enorme y frondoso árbol, elaboradas en mármol blanco por el escultor Lorenzo Coullaut Valera en 1911, representan a el “amor ilusionado”, el “amor poseído” y el “amor perdido”, mencionadas en la rima “El amor que pasa”. El árbol es un ciprés del pantano sembrado en 1850.

DSC03922“Hoy la tierra y los cielos me sonríen; // Hoy llega al fondo de mi alma el Sol ;//Hoy le he visto …le he visto y me ha mirado…//!Hoy creo en Dios!/” (Rima XVII).

DSC03929Estoy intentando describir la glorieta del Parque de María Luisa que más me gusta. Está ubicada por la Avenida de Bécquer que inicia justo en la torre norte de la Plaza de España. Rodeada de una verja y bancas que miran hacia el centro; en el centro el enorme y vetusto árbol y el conjunto escultórico rodeando su tronco, logrando así lo más romántico de Sevilla.

DSC03926También componen el conjunto dos figuras en bronce que representan el “amor herido” (figura yacente), y la otra es de un joven Cupido o amorcillo como “el amor que hiere”.

DSC03927Un busto en alto pedestal de Gustavo Adolfo Bécquer, que indica su fecha de nacimiento y fallecimiento, nacido aquí en Sevilla , el 17 de febrero de 1836 y fallecido en Madrid el 22 de diciembre de 1870. Bécquer está sepultado en la Iglesia de la Anunciación, en el centro de la ciudad, en la calle Laraña, donde constantemente se ofrecen conciertos gratuitos.

DSC03923A la derecha del busto, un hermoso Cupido en bronce, presto a lanzar una saeta a las chicas o quien visita el monumento. Y seguramente lo consigue, porque siempre hay un ramo de flores en las manos de la que representa el “amor ilusionado”.

DSC03920El lugar es increíblemente romántico, invita a sentarte en una banca a observar el conjunto, tomado de la mano de tu amor, en silencio… sólo mirando…

RIMA XXX

Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.
images
Yo voy por un camino; ella, por otro;
pero, al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: —¿Por qué callé aquel día?
Y ella dirá: —¿Por qué no lloré yo?

2 comentarios sobre “Bécquer y sus bellas enamoradas. El Parque de María Luisa IV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s