CIUDADES·LISBOA·PORTUGAL·VIAJES

Caminando por Lisboa II


 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Continuamos nuestro caminar, cansado ya, por la Lisboa moderna, con amplias y sombreadas avenidas, con sus particulares y hermosamente decoradas aceras y, sentada en una banca al fin, reflexiono ¿qué tiene esta ciudad que la hace tan bella? ¿su extraña combinación de antiguo-conglomerado y moderno-amplio? ¿o que es una ciudad que se abre a todas las posibilidades? Increíblemente logro aislarme del ruido de la ciudad para pensar, estando en una gran avenida bajo la sombra de árboles enormes y añosos. Sin lugar a dudas es una ciudad singular.

Regreso mis pasos y me dirijo hacia el río, pasando frente a tiendas de artesanías y la estación del tren que tiene una fachada decorada en cantera tallada con puertas que casi son circulares, como si la parte que falta estuviera bajo tierra; cruzo una gran plaza decorada con hermosas fuentes con estatuas rodeada de restaurantes; la amplitud de la plaza me permite observar la parte alta de la ciudad, como si la plaza estuviera en altos; me adentro por una calle peatonal impregnada de olores fuertes, entre los que sobresale el del café y los diversos. aromas que salen de muchos hornos en el gran número de cafeterías con mesitas en la acera, llenas de turistas felices. Camino ignorándolos derecho hasta el río y, antes de llegar, me encuentro bajo una gran puerta, decorada también con cantera, de la que salen a ambos lados portales como brazos que se dirigen hacia el río. En la orilla del río la gente descansa, humedece sus pies y mira al hacia el otro lado del río.

Regreso, cruzando de nuevo la enorme puerta y junto a ella un edificio muy particular me llama la atención, ya que la fachada de varios pisos está adornada con tablas para surfear, todas decoradas de las que tomo algunas fotos; sigo ahora buscando un pan y café y me siento a disfrutarlo y pienso en lo bien que me siento aquí. Cada vez que quiera poner un alto en el día a día y reflexione, lo haré pensando que estoy en Lisboa, en una banca bajo la sombra de enormes y vetustos árboles, aislada del ruido…

8 comentarios sobre “Caminando por Lisboa II

  1. Hola Paty,

    Deseo te encuentres muy bien, tal vez no me recuerdes, soy salvador, hace 2 años nos vine a sevilla y salimos con Lore y Marceli, sí sigues en Sevilla me gustaria saludarte
    Att
    Salvador

    1. Hola Leo:
      ¡Qué gusto saber que entras al blog! Gracias por leer mis notas. Como soy de las personas que disfrutan con calma los lugares que visito, a veces es suficiente repasar las fotos y recuerdo inmediatamente los lugares, los sonidos, los sabores, los olores y la gente que conocí ¡por supuesto!
      Saludos y espero verte por aquí de nuevo.
      Paty Michel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s